Nueva sede para la Escuela Nacional de Museología de Argentina
2 abril, 2017
Se creó el Comité Técnico de Prevención y Combate al Tráfico Ilícito de Bienes Culturales Mercosur-Unasur
3 abril, 2017

Los países del G-7 acuerdan crear los “cascos azules de la Cultura” para la preservación y defensa del patrimonio cultural en guerras o desastres naturales

Los países del G-7 se reúnen anualmente, pero lo que nunca había acontecido es que lo hicieran para hablar única y exclusivamente sobre la preservación y defensa del patrimonio cultural. Este viernes concluyó el primer G-7 de la Cultura -así es como se le bautizó-, que tuvo lugar en Florencia, y en el que Francia, Alemania, Italia, Reino Unido, Estados Unidos, Canadá y Japón acordaron crear los llamados cascos azules de la Cultura. Es decir, una fuerza formada por militares y civiles, que se encargarán de salvar obras de arte y monumentos que se encuentren en peligro a causa de guerras o desastres naturales.

Al menos eso es lo que se recogió en la denominada Declaración de Florencia, un documento en el que los Ministros de Cultura de los países del G-7 plasmaron su firma, y que servirá como hoja de ruta o buenas intenciones. Y la primera buena intención fue ésa: que el G-7 tendrá en cuenta la Cultura a partir de ahora.

Italia ya dispone en la actualidad de un cuerpo de Carabinieri para la Tutela del Patrimonio Cultural, que se creó hace un año y que está formado por sesenta personas. El objetivo ahora sería convertir esa fuerza aún incipiente en un cuerpo a nivel internacional, compuesto por arqueólogos, historiadores del arte, arquitectos y militares, que tendrán como misión preservar y proteger el patrimonio cultural en zonas devastadas por desastres naturales o conflictos, y luchar contra el tráfico ilícito de obras de arte. El trabajo, sin duda, es ingente.

Lo que no quedó claro en el encuentro en Florencia es quién financiará todo eso. Los detalles se obviaron en la reunión pero, eso sí, no faltaron las afirmaciones grandilocuentes y la foto de familia de los ministros de turno. Todo, en un escenario de lujo: el florentino Palacio Viejo, en la plaza de la Señoría.

“Para Italia, presidir en Florencia el G-7 sobre temas culturales es la apuesta de uno de los valores que nuestro país más reivindica, y el deber que tenemos como comunidad internacional para preservar y defender esos valores”, declaró con gran solemnidad el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni que, como anfitrión, dio la bienvenida a los ministros de Cultura del G-7, y subrayó la importancia de utilizar la cultura como “instrumento de diálogo”.

La secretaria de Estado británica para la Cultura, Karen Bradley, destacó la necesidad de trabajar “unidos”, y su homóloga francesa, Audrey Azoulay, recordó que cualquier acción que se lleve a cabo para proteger el patrimonio cultural se debe realizar “bajo la supervisión de la UNESCO”.

El comisario europeo dedicado a temas culturales, Tibor Navracsics, anunció que “la UE se ha comprometido a detener el saqueo y robo de bienes culturales en zonas en conflicto y, con ese objetivo, está preparando una legislación para impedir la entrada [a la UE] de bienes adquiridos de forma ilegal”.

Por su parte, el subsecretario estadounidense de Asuntos Públicos, Bruce Wharton, aseguró que “el tráfico ilícito de obras de arte ha ayudado a la financiación del Estado Islámico”, y se mostró convencido de que EEUU podrá contrarrestar dicho tráfico con la ayuda del G-7. ¿Pero cómo exactamente? Para saberlo, tal vez habrá que esperar a la próxima reunión del G-7 de la Cultura.

Fuente www.elmundo.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Animated Social Media Icons by Acurax Responsive Web Designing Company