​Cultura y Desarrollo en América Latina UNESCO

La reflexión sobre los vínculos entre cultura y desarrollo ha sido particularmente fuerte e innovadora en América Latina. Durante la Conferencia Intergubernamental sobre las Políticas Culturales en América Latina y el Caribe (Bogotá, 1978) se reconoció que “la diversidad de los pueblos debe considerarse un factor de equilibrio y no de división”. A partir de esta declaración se observa en las políticas culturales de la región una tendencia integradora entre diversidad cultural e identidad nacional.

La Conferencia Mundial sobre Políticas Culturales (México, 1982) aporta una contribución fundamental para las acciones nacionales e internacionales posteriores incorporando un apartado sobre la dimensión cultural del desarrollo en su informe final y definiendo por primera vez la cultura como “el conjunto de los rasgos distintivos espirituales y materiales, intelectuales y afectivos que caracterizan a una sociedad o a un grupo social y que abarca, además de las artes y las letras, los modos de vida, las maneras de vivir juntos, los sistemas de valores, las tradiciones y las creencias”. Posteriormente, se inaugura en América Latina el primer Foro de Ministros de Cultura (Brasil, 1989), con el objetivo de fortalecer los lazos y estimular la promulgación de acuerdos regionales y, tras dos decenios de intenso trabajo sobre cultura y desarrollo con una fuerte implicación de investigadores y académicos, la XVI Cumbre Iberoamericana de Montevideo adopta en 2006 la Carta Cultural Iberoamericana, marcando así un nuevo avance en la región para impulsar la cooperación cultural entre los países iberoamericanos y promover un mejor conocimiento de la riqueza cultural propia, creando las condiciones para una mejor circulación de los bienes y servicios culturales de la región.

En este contexto, los Programas Conjuntos de Costa Rica, Ecuador, Honduras, Nicaragua y Uruguay retoman metas compartidas para mitigar las desigualdades sociales y fortalecer las industrias creativas demostrando así que la cultura es, en América Latina, un motor inequívoco para el desarrollo.

Descargar (PDF, 4.94MB)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.