El cuadro de Picasso “La coiffeuse” (El tocador), robado al Centro Pompidou a finales del siglo XX y hallado en Nueva York en diciembre de 2014, vuelve a colgar desde hoy en los muros del museo donde se perdió su pista entre los años 1998 y 2000.

Esa pequeña obra maestra cubista de 33×46 centímetros, que el artista malagueño pintó en 1911 con tonos austeros, se reencuentra con el público completamente restaurada por la jefa del servicio del Museo Nacional de Arte Moderno, con sede en el Centro Pompidou, Véronique Sorano-Stedman.

Su retorno a Francia fue celebrado el pasado 24 de septiembre en un acto que reunió al presidente del Centro Pompidou, Serge Lasvignes; al titular francés de Finanzas, Michel Sapin; a la entonces ministra de Cultura, Fleur Pellerin, y a la embajadora de Estados Unidos, entre otras personalidades.

En el Centro Pompidou confirmaron hoy a Efe que sigue sin conocerse el paradero de esta obra, valorada en 15 millones de dólares (13,3 millones de euros), desde que en enero de 2001 el museo denunció su robo.

Sus responsables acababan de percatarse de la ausencia del cuadro, en diciembre de 2000, cuando fueron a buscarlo a sus almacenes para prestarlo a otra institución.

 

En 1998 “El tocador” había sido trasladado allí tras ser expuesto en la Kunsthalle de Múnich (Alemania).

Cuando la obra entró en los fondos del museo, en 1967, ya había sido restaurada, aunque sin excesivos cuidados, con cola de harina, como se hacía antes, lo que había causado con los años un encogimiento de la tela de algunos milímetros y varios desgarros, entre otros daños, comentó a Efe Sorano-Stedman.

Creada durante el primer período cubista, conocido como analítico, en el que Picasso descomponía los volúmenes y borraba la frontera entre espacio y objeto, “La coiffeuse” fue donada por el director de museos Georges Salles, quien la había comprado en 1953 al marchante francés Ambroise Vollard, su propietario desde 1942.

Durante los años en que estuvo desaparecida no le ocurrió nada grave ni sufrió daños profundos, pero tampoco fue conservada en las mejores condiciones climáticas, por lo que “se acentuó el envejecimiento” de la restauración, agregó Sorano-Stedman, que dedicó más de cinco meses para devolverle su máxima plenitud.

La restauradora tuvo a su disposición las más avanzadas técnicas y se apoyó en los archivos conservados antes y después de los préstamos, así como en una foto de conjunto de 1982, en ausencia de datos del procedimiento seguido a mediados del siglo XX, que terminó produciendo una irregular repartición de la cola y grumos.

FUENTE EFE

25 marzo, 2016

El cuadro de Picasso robado al Pompidou, “La coiffeuse”, vuelve a su museo

El cuadro de Picasso “La coiffeuse” (El tocador), robado al Centro Pompidou a finales del siglo XX y hallado en Nueva York en diciembre de 2014, […]
25 marzo, 2016

El Cleveland History Center ofrece disculpas por prohibir lactancia

Un museo de Ohio pasó un momento de bochorno cuando el mensaje de una madre por Facebook provocó una multitud de respuestas. Emily Locke, de Beaver […]
21 marzo, 2016

El rentable negocio de las tiendas de los museos

El año pasado la tienda del Museo Thyssen-Bornemisza facturó tres millones de euros, y la previsión para el presente ejercicio es seguir creciendo, según adelanta su directora, Ana […]
21 marzo, 2016

El Museo del Prado y el Reina Sofía llegan a un acuerdo para la reorganización de sus colecciones

Un total de 886 obras cambian su adscripción, tras más de veinte años de estudios y análisis de sus inventarios para aplicar el Real Decreto 410/1995 […]