El nuevo Museo de Ciencias Patricia y Phillip Frost en el downtown de Miami acaba de unirse al grupo de centros culturales y deportivos que han sufrido problemas financieros y han tenido que buscar la ayuda de los contribuyentes.

En este caso, el museo, cuyo costo es de $275 millones, necesita inmediatamente —siempre es inmediatamente— una inyección de $45 millones del condado para concluir la construcción. El edificio, justo al oeste del Museo de Arte Pérez, está terminado en un 70 por ciento. El condado ya ha gastado prácticamente todos los $160 millones asignados a la construcción, pero el museo necesita más porque no ha recaudado suficientes donaciones privadas.

El año pasado, cuando visitaron la Junta Editorial, los directores del Museo de Ciencias mostraban optimismo sobre las perspectivas financieras del museo: llegaban donaciones privadas, dijeron, y todo estaba en su lugar. Pero meses más tarde, el museo está en crisis.

El alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez, se vio obligado, por el bien de la comunidad, a buscar una solución, una hazaña cuando los contribuyentes, y con razón, están cansados después que otras instituciones culturales y deportivas les han pedido más y más.

Pero el proyecto del museo está en peligro de colapsar, una situación increíble. Les debe los pagos mensuales a los contratistas, y si no los paga, la construcción se detendrá.

“No podríamos haberlo hecho sin la ayuda del condado”, dijo Gillian Thomas, presidenta del museo.

Este es el acuerdo propuesto: el condado originalmente prometió al museo un subsidio operativo anual de $4 millones, que se obtendría de los ingresos por impuestos a hoteles y convenciones.

El plan de rescate contempla que el condado dé ese dinero por adelantado al museo, un monto de $45 millones para terminar la construcción. A cambio, el museo debe aceptar que no buscará ningún fondo operativo del condado por 20 años.

Michael Spring, asesor del alcalde, que supervisa parques y asuntos culturales, dijo que el objetivo era acordar un plan donde no haya ningún impacto para los contribuyentes. Nada mal, porque los contribuyentes de Miami-Dade están hartos de las emergencias de última hora de entidades privadas que quieren la ayuda del condado.

El plan de rescate requiere la aprobación de la Comisión del condado, y habrá dos audiencias públicas en marzo y abril.

Spring dijo que el condado está presionando al museo para que consiga que los donantes privados que prometieron su apoyo cumplan con sus compromisos. Thomas dijo que será más fácil cuando se abra un edificio con un planetario y un acuario gigante. “Cuando esté terminado, este museo se convertirá en una joya de esta comunidad”, dijo.

Sin duda, pero abrir el museo es solo una parte de la batalla. Si conseguir el dinero para terminar la construcción ha sido difícil, mantener el museo abierto será una tarea colosal.

Los administradores del Museo de Ciencias deben asegurar al condado y a los contribuyentes que están a la altura de la tarea. Necesitan un plan de acción creíble para que las donaciones privadas sigan llegando, como se prometió. Hay mucha riqueza en esta comunidad, así que más donantes deben dar un paso al frente para apoyar el museo.

http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/en-nuestra-opinion/article54997395.html
15 enero, 2016

El plan de rescate para el nuevo Museo de Ciencias Patricia y Phillip Frost

El nuevo Museo de Ciencias Patricia y Phillip Frost en el downtown de Miami acaba de unirse al grupo de centros culturales y deportivos que han […]