Daesh (Estado Islámico) ‬destruye la Puerta de Dios, en la histórica ciudad asiria de Nínive

De más de 2.000 años de antigüedad, es una de las quince entradas a esta localidad iraquí cercana a Mosul

En su fervor por destruir cualquier rastro del patrimonio cultural de Irak y de Siria, escudándose en la religión, el Daesh (‪más conocidos como Estado Islámico ‎o EI‬ ‪o ISIS‬ ) ha destruido la Puerta de Mashqi, también conocida como la Puerta de Dios. Así lo confirmaba ayer un medio kurdo haciendo referencia al ministerio de Cultura iraquí. Se trata de una de las quince entradas que permiten el acceso a la antigua ciudad asiria de Nínive. Una localidad muy cercana a Mosul, ya devastada hace meses, y que tras ser tomada por los yihadistas en el verano de 2014 se convirtió en la capital de su califato.

También lo confirmaba una fuente del Instituto Británico de Estudios iraquiésal diario «The Independent». Por su parte, el departamento de Antigüedades de Bagdad no ha negado el suceso. Según la misma fuente, lambién habría indicios de que los milicianos de Daesh estaría desmantelando las murallas de Nínive y vendiendo los bloques de piedra.

 

 

Activistas en Mosul habrían informado al medio kurdo ARA News, que los terroristas habría utilizado armamento militar para destruir la puerta.

Un portavoz del Museo Británico, en declaraciones a «The Independent», confirmó que estaban haciendo un seguimiento a través de las noticias que les llegaban desde Irak. «Naturalmente deploramos todos los actos de vandalismo y destrucción del patrimonio cultural, y continuamos monitorizando la situación lo mejor que podemos. A falta de información específica, no es posible todavía comentar lo que ha sido destruido», matizaba.

Fundada en el siglo VII antes de Cristo, y de la que aparecen referencias en la Biblia, Nínive en su día fue la ciudad más grande del mundo. Ya en febrero de 2015, los yihadisas destruyeron parte de sus históricas murallas, argumentando que distorsionaban el islam.

Este acto de vandalismo cultural se suma a una largísima lista de atentados contra el patrimonio que la Unesco no ha dudado en calificar como «crímenes de guerra». Todavía está reciente la destrucción de gran parte de la zona arqueológica de Palmira. Entre las ciudades históricas que han sufrido el ataque de Daesh se encuentran Mosul, cuyo museo arqueológico fue completamente destruido -el suceso fue grabado por los yihadistas y colgado en las redes sociales-. También fue devastada su biblioteca, en la que prendieron fuego a 10.000 volúmenes. Otro de los enclaves atacados fue la ciudad de Nimrud.

FUENTE ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.