El director del Museo de Altamira, distinguido a título póstumo con la Orden Civil de Alfonso X El Sabio

El Ministerio de Cultura concede la encomienda con placa de la Orden Civil de Alfonso X El Sabio, a título póstumo, a quien fue director del Museo Nacional Altamira, José Antonio Lasheras. Iñigo Méndez de Vigo mantiene la intención de realizarle un homenaje

José Antonio Lasheras Corruchaga, director del Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira desde 1991 hasta su fallecimiento el pasado mes de febrero, ha sido distinguido con la Encomienda con Placa de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio, a título póstumo, como figura en la orden ministerial que publica este viernes el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Este reconocimiento se ha concedido a propuesta del ministro de Educación, Cultura y Deporte, Iñigo Méndez de Vigo, por la labor realizada en el Museo de Altamira a lo largo de los 26 años que ha sido su director. «Le recordaremos como uno de los mayores conocedores e investigadores de la cueva de Altamira para la que realizó una excepcional labor», ha declarado el ministro en un comunicado.

Este es el primer reconocimiento institucional por parte del Ministerio, que mantiene la intención de realizarle un amplio y merecido homenaje en el momento que la familia considere más adecuado.

José Antonio Lasheras (1956-2016) se licenció en Filosofía y Letras, y se inició en la arqueología provincial romana en el Museo de Zaragoza. Posteriormente fue museólogo en la Subdirección de Museos Estatales del Ministerio de Cultura hasta 1990.

En 1991 fue nombrado director del Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira, cargo que ostentó hasta su fallecimiento. Se vinculó de inmediato en la conservación de la cueva original redactando el programa museológico, dirigido a la construcción de la Neocueva, una réplica a escala natural de la cueva y sus pinturas paleolíticas. Su nombre permanecerá inexorablemente unido a Altamira pues fue determinante como impulsor y alma mater, no sólo del proyecto de construcción de la Neocueva, inaugurada en 2001, sino de otros muchos proyectos relacionados con la conservación de la cueva original.

Autor de numerosas publicaciones científicas y divulgativas sobre arte rupestre, especialmente sobre la cueva de Altamira, de la que era el máximo conocedor. Falleció el 26 de febrero de 2016 a consecuencia de un accidente de tráfico a la altura de la localidad burgalesa de Quintanas.

FUENTE ABC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.