El teatro romano de Palmira albergó un concierto de la orquesta sinfónica de San Petersburgo para celebrar la victoria frente al Estado Islámico (EI).

El teatro romano de la ciudad monumental siria de Palmira albergó hoy un concierto de la orquesta sinfónica del teatro Mariinsky de San Petersburgo para celebrar la victoria frente al grupo islamista radical Estado Islámico (EI).
El evento, que fue transmitido en directo por la televisión siria, contó con la asistencia de ministros sirios, responsables del Ejército nacional y del Ejército ruso.

Cubierto con una gorra para protegerse del sol, el director Valery Gergiev -director también de la orquesta Sinfónica de Londres y la Filarmónica de Munich- dirigió el concierto, titulado “Una oración por Palmira. La música hace revivir las antiguas murallas”, en el que sonaron piezas de Johann Sebastian Bach, Sergei Prokofiev y Rodion Shchedrin.

El concierto dio inicio con un mensaje del presidente ruso, Vladimir Putin, a través de una pantalla instalada en el teatro romano.

En su alocución, el mandatario ruso destacó que este evento es muestra de “las esperanzas no solo en el renacimiento de Palmira como patrimonio de toda la Humanidad, sino también de la liberación de toda la civilización de este terrible flagelo, el terrorismo internacional”, según consignó la agencia de noticias EFE.
Situado al nordeste de Damasco, en el desierto de Siria, el oasis de Palmira alberga las ruinas monumentales de una gran ciudad que fue uno de los centros culturales más importantes de la Antigüedad, sometida a la influencia de diversas civilizaciones.

Incluida en la lista de la Unesco del patrimonio mundial, Palmira estuvo ocupada durante casi un año, hasta marzo pasado, por la organización yihadista Estado Islámico, que destruyó varios edificios emblemáticos.
Pese a eso, Palmira “conserva gran parte de su integridad y autenticidad”, según concluyeron expertos de la Unesco, que a fines abril pasado visitaron los restos arqueológicos.

“Las personalidades de la cultura manifiestan su rechazo a la violencia, al terrorismo, que también es destructivo con el legado histórico de la humanidad”, dijo al sirio Sputnik el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, al comentar la iniciativa del concierto en el anfiteatro de Palmira.

El pasado 27 de marzo, el Ejército sirio, respaldado por la aviación rusa, recuperó el control de Palmira, que estuvo controlada por el EI durante 10 meses.

Durante el tiempo que estuvo en manos del EI, los yihadistas dinamitaron los templos de Bel y de Bal Shamín, así como el Arco del Triunfo, además de colocar numerosas minas y artefactos explosivos.

La agencia de noticias oficial siria, SANA, destacó que los zapadores rusos que trabajaron en Palmira desde la expulsión del EI desactivaron 18.000 artefactos explosivos en 825 hectáreas y 8.500 edificios de la población.

FUENTE EFE / Ruptly TV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.