25 años de la colección permanente del Reina Sofía: la mirada a la modernidad
11 septiembre, 2017
Polémica por museos que venden obras para comprar nuevas o sostener gastos
15 septiembre, 2017

Eva Buch: “Lo que se pretende con los museos corporativos es que sean útiles para difundir el patrimonio”

Grífols es una multinacional española del sector farmacéutico líder en suministros a hospitales. En 1997 abrió su propio museo en Barcelona, justo en el lugar donde nació la empresa en 1940.

El Museo del Cobre se inauguró en 2008 en un antiguo edificio modernista de principios del siglo XX con motivo del bicentenario del nacimiento de La Farga Lacambra, una empresa fabricante y comercializadora de semielaborados de cobre.

 

Un año más tarde, en 2009, la empresa de sanitarios Roca estrenó la Roca Barcelona Gallery, un espacio donde se llevan a cabo actividades culturales y exposiciones relacionadas con el diseño, la arquitectura, la cultura y el arte.

Son los llamados museos corporativos. Mientras unos ponían en duda este tipo de equipamientos culturales en el marco de la crisis, las empresas privadas han ido apostando cada vez más por el lenguaje museográfico para llegar a sus públicos y clientes.

Es el caso también del Museo del Gas, en Sabadell, que abrió sus puertas en 2011 y depende de la Fundación Gas Natural Fenosa. Eva Buch, su directora, estará en el próximo encuentro de comunicación y cultura científica Campus Gutenberg para hablar justamente de este modelo.

El modelo del museo corporativo está muy instalado en el resto Europa, y se ha visto que apostar por el lenguaje museográfico para acercar la ciencia y la técnica a la sociedad funciona y, además, se consigue un buen posicionamiento”, afirma Buch.

En el campus, impulsado por el Máster en Comunicación Científica, Médica y Ambiental de la UPF Barcelona School of Management, la directora del Museo del Gas explicará el caso del Museo del Gas, que dispone de un fondo de colección que cuenta documentación propia desde 1843.

“Hay que tener en cuenta que es una empresa que aportó a la sociedad un gran cambio tecnológico, ya que fue la responsable del primer iluminado por gas de la ciudad de Barcelona”, explica. En 1977, la compañía abrió por primera vez una exposición permanente, avanzándose al concepto de museo corporativo.

Buch, quien ha colaborado en la asignatura Museología Científica del máster impulsor del campus, sostiene que “como en cualquier museo, lo que se pretende con estas instituciones es que sean útiles” para difundir el patrimonio.

En ese sentido, destaca la exposición de Juli Batllevell, el arquitecto municipal de la ciudad de Sabadell entre 1895 y 1910, que dejó un legado arquitectónico con un estilo influido por el Modernismo. Pero recalca también que la “fundación que está en el ámbito de la energía, y lo lógico es aportar conocimiento en este campo”.

FUENTE LA VANGUARDIA

1 Comment

  1. Maria dice:

    Hola gracias por la información
    Leyendo el informe sobre las inquietudes de nuevo director, mi pregunta va dirigida hacia las formas que implementaron para abrir el museo a todos los públicos
    Saludos atte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Animated Social Media Icons by Acurax Wordpress Development Company