Guía para un Plan de protección de colecciones ante emergencias

Las colecciones son la razón de ser del museo, si por cualquier motivo desapareciesen, el museo desaparecería con ellas; podría transformarse, tal vez, en un centro cultural que albergase actividades de muy variada índole, equipos interactivos, réplicas de carácter didáctico, fondos digitalizados, etc., y seguiría cumpliendo una importante función social, pero sería difícil reconocer en él un museo.

En esta guía no se contemplan los museos virtuales con fondos digitalizados en Internet sino los museos físicos, con colecciones tangibles, valiosas con independencia de su valor económico en el mercado, que siguen siendo atractivas para el público. Si estas colecciones desapareciesen, o se vieran dañadas de manera irreversible, el museo habría fracasado.

Desgraciadamente, las emergencias, caracterizadas por ser imprevisibles, siempre han ocurrido y seguirán ocurriendo. Pueden tratarse de goteras inesperadas en las cubiertas del ediicio, de la rotura de una cañería oculta que tarda horas o días en percibirse, de amenazas procedentes del entorno inmediato, de una chispa eléctrica que salta durante el montaje de una exposición, de catástrofes naturales o de la que seguramente es la situación más temida: el incendio incontrolable, que no sólo pone en peligro la vida de las personas, sino que además destruye todo a su paso. De ahí la necesidad innegable de estar preparados para lo que venga, porque no es cierto que todo esté perdido de antemano.

Descargar (PDF, 597KB)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.