Museos – Dibam #29

El año 2010 fue muy especial para los chilenos. Un año marcado por la conmemoración del Bicentenario, para lo cual nos veníamos preparando con alguna anticipación, y también por el duro golpe que el terremoto del 27 de febrero significó para una gran parte de nuestra población, catástrofe natural que nos sorprendió, a pesar de que vivimos en un país altamente sísmico, y afectó de muchas formas.

En el ámbito de los museos, fueron varios los inmuebles dañados, muchos de ellos de carácter patrimonial, al igual que un importante número de objetos muebles por ellos custodiados. En todo caso, tomando en consideración la fuerza y extensión del sismo, puedo señalar que, en general, el impacto para las colecciones de los museos no fue tan devastador como se podría haber esperado.

Al parecer la experiencia del terremoto del año 1985 sensibilizó a muchos y generó una línea de trabajo asociada a la conservación preventiva y al mejoramiento de estándares, tanto en montajes museográficos como en sistemas de almacenamiento y embalajes, situación que amortiguó los efectos y disminuyó las pérdidas.

A la situación nacional se sumó una serie de eventos catastróficos en otros países, poniendo a prueba los sistemas de prevención y de reacción frente a sismos, inundaciones e incluso conflictos bélicos. En este escenario, resurge con mayor fuerza la necesidad de trabajar planes de emergencia y protocolos de seguridad asociados al área del patrimonio y en especial para museos, teniendo en cuenta que, de acuerdo a la experiencia, el trabajo y las inversiones relacionadas con la prevención son altamente eficientes y de claro beneficio.

Las particulares circunstancias del año 2010 retrasaron la definición y concreción del nuevo número de nuestra revista, razón por la cual empezamos a distribuir este N° 29, correspondiente al año 2010, recién en marzo del 2011.

Descargar (PDF, 2.93MB)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.