Museos.es 7-8

Hay quien considera que el único tiempo existente es el pasado, pues el presente es volátil y ambiguo por definición y el futuro aún no sabemos qué podrá ser. Quienes así piensan tienen en las zozobras de nuestros días argumentos para la retrospección y la introversión. Y también para la parálisis y el desaliento. Sin embargo, quizás por esa razón entre otras muchas, existen los museos, una manera de salvaguardar preciadas heredades pero también una fórmula para interpretar y gobernar las sutilezas de los cambios que convierten el paso del tiempo en un fluido constante que aunque no pueda diseccionarse, sí puede encauzarse. La conocida sentencia de Paul Valéry -se entra en el futuro retrocediendo- otorga al análisis y la asimilación del pasado un valor utilitario de primera línea que no debe despilfarrarse ni en lamentos ni en exaltaciones de la nostalgia. En eso estamos.

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de España cuenta con una longeva y reputada trayectoria en la formación y desarrollo de museos en todo el territorio del Reino. Esa tarea continúa en nuestros días, con la frecuente compañía de otras administraciones, procurando que los nuevos marcos y severidades de trabajo no lesionen los objetivos esenciales que siempre han estado detrás de tareas tan imprescindibles para una sociedad educada y culta, por mucho que las fórmulas y los medios deban ser, en buena lógica, repensados, rediseñados y adaptados a los nuevos tiempos.

Estamos en crisis, luego estamos en cambio. Ese fue el leitmotiv del anterior número de la revista museos.es, órgano de expresión de los profesionales de los museos y de las novedades tanto intelectuales como institucionales de estos ámbitos de pensamiento y acción cultural. Y siguiendo esa línea de razonamiento, el número que el lector tiene en sus manos va más allá. Pretende explorar una de las salidas de esta crisis mediante el desbroce de uno de los conceptos más invocados y, posiblemente, más arrinconados en los últimos años: la sostenibilidad, entendida precisamente como un compromiso del presente con el futuro. En eso también estamos.

Museos.es sólo es una publicación periódica, pero, desde su mantenimiento hasta sus aportaciones, demuestra que es posible y debe pretenderse afrontar las novedades, por muy espinosas que éstas se ofrezcan a nuestra primera vista, con el ánimo de quien asimila experiencias pretéritas para combatirlas con mayor aplomo y energía. Exactamente aquello que hace de los museos uno de los escenarios más capacitados para entrar en el futuro sin que ello nos obligue a dar pasos hacia atrás. Y en eso también estamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.