Palabras sencillas para la profundidad del arte. Así comprendemos todos.

Javier Romero, Historiador del arte.

¿Qué sucede cuando entras a una sala de un museo, ves varios objetos o trozos de objetos en principio carentes de gracia, dispersos por el espacio, y cuando te acercas a leer lo que crees que es un texto aclaratorio, entiendes bien poco?

Tantas veces… y sigue sucediendo. Me preocupa, y más si es en un centro como La Casa Encendida, que pretende ser y da una imagen, de cercanía, aperturismo, e  innovación educativa.

Este breve artículo es una crítica a una de las exposiciones del programa Inéditos 2013, “Lanza una roca a ver qué pasa”. No voy a entrar a comentar el contenido propio de la muestra ni de las sesiones preformativas que se desarrollan en la sala junto con las obras. Mi ceño fruncido tiene su origen en la desconexión creada entre la exposición y el público, en la carencia de programa educativo, en lo incomprensible que resulta esa sala para el visitante, en el texto ridículamente reflexivo que puedes leer a la entrada.

Descargar (PDF, 70KB)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.