Recursos audiovisuales en museos, pros y contras

Las llamadas nuevas tecnologías se han convertido en parte de nuestra realidad cotidiana hasta un punto que difícilmente podíamos imaginar hace apenas una década. Como no podía ser menos, los museos, que son reflejo de la sociedad, han acogido las innovaciones, incorporándolas como un recurso más en sus exposiciones y montajes permanentes. En particular, la tecnología audiovisual ha “colonizado” en gran medida los museos de historia y arqueología, los de etnología o los de ciencias, si bien todavía es minoritaria en los de arte, salvo en el caso de obras de arte electrónico, multimedia o net.art.

Las opiniones son encontradas y es necesario dejar pasar un tiempo para analizar el fenómeno con cierto distanciamiento. El crecimiento del parque museístico de nuestro país, y con él la demanda de recursos tecnológicos para equipar los nuevos centros, ha venido auspiciado por el auge económico de los años precedentes, que acabamos de dejar atrás. En esa etapa han visto la luz museos magníficos, pero también otros quizá no tan buenos. El tiempo dirá. Los museos son instituciones con voluntad de perdurar, pero la severa crisis que atravesamos está poniendo a prueba la solidez de los proyectos y la fortaleza de los apoyos que en su día los auspiciaron. Sería injusto, sin embargo, analizar la tecnología audiovisual de nuestros museos desde el estricto plano económico. En primer lugar porque supone ignorar que son muchas otras las partidas que requiere el mantenimiento diario de un museo, y no por ello estamos dispuestos a renunciar a algo tan indisolublemente ligado a nuestra cultura. Algo —los museos— a lo que aferrarnos frente a la desesperanza en los crudos tiempos que vivimos. Pero también, y quizá especialmente, porque los recursos audiovisuales han abierto vías insospechadas de comunicación con el visitante, multiplicando su potencial pedagógico y descubriendo para muchos su capacidad para sorprender, emocionar y enamorar.

Descargar (PDF, 3.49MB)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.